IRAPUATO es un excelente destino, caracterizado por la calurosa atención de su gente, además de ser una ciudad industrial y de negocios. Visita Irapuato.

Últimas Noticias

01 (462) 624.55.00
Av. Siglo XXI 1156 Predio los Sauces, 36547
contacto@ocvirapuato.com.mx
Image Alt

Zona Arqueológica de Plazuelas

La zona arqueológica de Plazuelas se ubica a tan sólo 40 minutos de la ciudad de Irapuato; en las estribaciones sureñas de la Sierra de Pénjamo, Guanajuato, en la comunidad de San Juan del Alto Plazuelas.

La zona arqueológica de Plazuelas es un sitio que llama la atención por representar una diversidad de confluencias étnicas. Aunque de pequeñas dimensiones, la complejidad de los elementos arquitectónicos que lo conforman, lo hacen ser un lugar único entre los centros prehispánicos habitados durante el primer milenio de nuestra era.

Anteriormente estas tierras estuvieron ocupadas por pueblos sedentarios integrados a la alta cultura mesoamericana (Brambila, 1993), ya para el siglo XVI, con la llegada de los españoles fueron los chichimecas quienes vivieron en esta zona; es por ello que durante mucho tiempo, Guanajuato fue considerado una región habitada en época prehispánica sólo por indios chichimecas dedicados a la caza y a la recolección de plantas y animales pequeños, con una forma de vida semi nómada.

Con el avance de los trabajos arqueológicos de estos últimos años, se ha logrado evidenciar que desde época remota no sólo habitaron en Guanajuato chichimecas, como muchos historiadores lo afirman-, sino diversos grupos étnicos que debieron mantener complejas formas de alianzas; pues se han encontrado civilizaciones diseminadas en los ríos, valles, laderas y cima de cerros por todo este territorio.

El Atlas Arqueológico Nacional registró en 1988, mil ciento setenta y cinco sitios de diversas características, entre los que sobresalen complejos centros que dominaban extensos territorios (Castañeda, 1997).

Plazuelas está construida sobre tres laderas separadas por dos cañadas; en la cañada oriental nace de un pequeño manantial; el Arroyo “Agua Nacida” que era hasta hace unos años la principal fuente de agua en la región, mientras que la cañada occidental, conocida localmente como “La Barranca de Los Cuijes”, sólo lleva agua en época de lluvias.

El sitio está conformado por cinco edificios; en la ladera occidental solamente se encuentra la cancha de un juego de pelota, en tanto que en la ladera oriental tenemos un edificio de planta anular asociado a la tradición de edificios circulares de Teuchitlán, Jalisco (Weigand, 1993), al que llaman en la región “El Cajete” y un conjunto de tres basamentos piramidales que conforman una plaza abierta al sur, asociada a dos terrazas que nivelan suavemente el terreno.

La ladera central es en este sitio el elemento que implicó el mayor esfuerzo constructivo, ya que su declive natural fue corregido para lograr conformar una gran explanada, la que sugiere la concentración de un gran número de personas.

Al sur, un juego de pelota orientado norte-sur se comunica mediante una calzada con el edificio más grande de este sitio, al que le llaman en el vecino poblado de Plazuelas “Las Casas Tapadas”.

Este edificio conlleva en su diseño un elemento tradicional de los pueblos que habitaron el Bajío, al que se le ha denominado patio hundido, ya que se encuentra en un nivel inferior dentro del edificio mencionado Castañeda, 1998). “Las Casas Tapadas”, consta de una gran plataforma rectangular sobre la cual se construyeron tres basamentos piramidales ubicados al sur, al norte y al oriente, un basamento mayor en el centro y un pequeño “recinto” erigido entre los basamentos norte, sur y centro.

X